Ayúdame a mantener el blog, haciendo clic en los anuncios.

Buscador / Search

viernes, 9 de agosto de 2013

Bizcocho, crema y ¡CHOCOLATE!: la combinación perfecta

El pastel del cumple de mi hermano. Le encantó. 

Ummmm... Chocolate.  Ese gran aliado, ese amigo de la infancia que nos acompaña durante toda nuestra vida. Es un amigo fiel, a pesar de que los nutricionistas nos inciten a abandonarlo en pro de una esbelta figura.. Él nunca lo hará... NUNCA! Estará a nuestro lado cuando el novio o novia nos deje y nos sintamos solitarios y abandonados, despreciados por la suerte, y durante la adolescencia, cuando nuestra pereza nos impida echar mano de una pieza de fruta y nos preparemos un sandwhich doble, O TRIPLE, de crema de este delicioso néctar.

Pero sobre todo, ¿quién no lo ha tenido de pañuelo de lágrimas al resignarse a comer toneladas y toneladas de helado de chocolate durante una de esas depresiones que la sociedad nos regala. ¿Quién, al comer ese helado, no se ha sentido cómo María Adánez, en su papel de "La Pija" en la mítica Aquí no Hay quien viva, durante una de sus reiteradas crisis sentimentales? Yo sí, lo asumo, el chocolate es una de las razones que me expulsan de la Operación Bikini cada verano.

 Y hoy, como no podía ser menos, os traigo la receta de la crema de chocolate más deliciosa que jamás, y repito, JAMÁS, hayáis probado. La descubrí en el recetario de Tarek Malouf, el de la Hummingbird Bakery y, desde que la empleé en el pastel de cumpleaños de mi hermano, me ha acompañado en numerosos pasteles más: el de mi profesora (sin gluten), el de mi abuela y el de mi tío. En efecto, con ella he engordado a diversas personas y hoy, heme aquí para cumplir mi propósito de engordarte a ti también y así sentirme un poco más delgado.

Bueno, después de este lapsus de maldad, del que espero me perdones,
doy paso a la receta:


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO

240 ml de leche
240 ml de aceite de oliva suave
400 gramos de harina
320 gramos de azúcar
5 huevos L
4 cucharaditas de levadura en polvo
1 cucharada de extracto de vainilla

Agregar: 2 cucharadas de harina y 2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado Valor *

*TIP:  Sobre todo para los intolerantes a la lactosa, es imprescindible el empleo de este cacao ya que no contiene en sus ingredientes traza de leche alguna.


1. Batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y las varillas queden ligeramente marcadas en la mezcla, que ha de quedar blanca y esponjosa. 

2. Añadir el aceite, la leche y el extracto de vainilla. 

3. A parte, tamizar la harina junto a la levadura. 

4. Añadir la harina y la levadura a la mezcla. 

5. Rociar el molde con spray desmoldante (yo usé un molde de 23 cm y 10 de alto de PME). 

6. Meterlo en el horno (yo programo el horno a 150º sin precalentar y solo enciendo el fuego inferior, ya que la fuerza del fuego superior en mi horno es mayor que la del inferior). 

7. Si se desea que el bizcocho obtenga un aspecto marmolado (como el de la imagen del corte), dividir la masa en dos y añadir dos cucharadas de cacao a una parte y dos de harina a la otra y mezclar. 

8. Por último, verter las dos partes de masa en el molde de forma alternada, creando un efecto "acebrado"*

*TIP: Si preferís un efecto marmolado, verter las masas del mismo modo y una vez creado el efecto "acebrado", pasarle un cuchillo en zig-zag. 


PARA LA COBERTURA DE CHOCOLATE  
(del libro Hummingbird Bakery)

500 gramos de azúcar blanquilla
1 cucharada de jarabe de melaza dorado 
(podéis encontrarlo en tiendas dedicadas, como Megasilvita,  pero yo lo sustituí por caramelo) 
125 de cacao en polvo tamizado
200 gramos de harina de maiz (maicena) tamizada*
85 g de mantequilla, en dados y a temperatura ambiente (punto pomada)
1/2 cucharadita de extracto de vainilla

*TIP: Es importante que la maicena esté tamizada para evitar en la medida de lo posible la formación de grumos. 

1. Se pone el azúcar, el jarabe de melaza (o el caramelo), el cacao en polvo y 600 ml de agua en una cacerola.

2. Se lleva a ebullición a fuego medio (no alto)

3. Mezcle la maicena con agua (de 120 a 200 ml como MÁXIMO), batiendo con fuerza (muchísima) a medida que incorporas el agua. Esta mezcla ha de tener una consistencia viscos.

4. Agrega gradualmente el agua a la mezcla del punto '1', entre batido y batido con una batidora de varillas manual.

5. Cocer sin dejar de batir unos minutos, hasta que se espese.

6. Retira la mezcla del fuego y añádele la mantequilla y el extracto de vainilla.

7. Ponla en una bandeja, o en su defecto en un bol y cúbrela con film transparente cuidadosamente para que no quede ninguna burbuja de aire que pueda secar la crema. Deja que se enfríe.

RELLENO DE CREMA DE VAINILLA

500 ml de leche entera.
1/4 de cucharadita de extracto de vainilla.
5 yemas de huevo.
200 gramos de azúcar blanquilla (la normal, para entendernos)
40 gr. de harina
40 gr. de maicena. 


1.     Ponga en un cazo 400 mil de leche y el extracto de vainilla, y lleve a ebullición a fuego medio. 

2.     Retira la leche aromatizada del calor y déjala enfriar ligeramente. 

3.     En un bol, pon las yemas, el azúcar, la harina, la maicena y el resto de la leche hasta obtener una pasta homogénea. 

4.     Vierta un poco de la mezcla de leche caliente sobre la de huevo y remueva bien. Agregue el resto de la leche sobre la  preparación anterior y combine todos los ingredientes. 

5.      Ponga de nuevo la mezcla en una cacerola dispuesto a fuego lento y lleve a ebullición, removiendo con una batidora de varillas manual (como esta)

6.       Cuece la crema hasta que se espese, batiéndola sin cesar con las varillas, y retire del fuego, dejándola enfriar totalmente. 
Ahora solo queda, rellenar el bizcocho y cubrirlo con una espátula. 



El corte. 





El pastel sin gluten ni lactosa para mi profesora. 


La decoración y el relleno de este pastel es de crema de chocolate sin lactosa ni gluten en su totalidad, cubierta en la parte superior por sprinkles de colores colocados según diferentes moldes-cortadores de galleta. Además, pinte algunas zonas, como se puede ver, con pintura metalizada en polvo.
Como veis, la imaginación tiene un papel importante en la decoración de cualquier pastel.






Pastel para el cumpleaños de mi tío... ¡En la playa!: 22 personas

El relleno es de crema, como el del pastel de mi hermano. Decorado con rosas (o un intento - era la primera vez que empleaba esta técnica- ) que hice con la boquilla 1M de Wilton. Desafortunadamente, no giré la manga pastelera en el sentido adecuado, que es el de las agujas del reloj, como he aprendido con el libro "Objetivo: Tarta Perfecta" de Alma Obregón".
Este libro imprescindible si quieres hacer maravillosos layer cakes y cheese cakes, entre otras cosas. 
Bueno, esto todo por hoy. Os deseo que paséis un estupendo fin de semana, lleno de momentos dulces.

¡Sígueme en Youtube!

Te espero en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/dulceriasconSorpresa


PD: Sobra decir que os invito a compartir vuestras inquietudes reposteras un poquito más abajo.




2 comentarios:

  1. Me han encantado tus creaciones, y como me han enseñado algunas más tuyas, he entrado con la esperanza de ver si estaba la receta de los cupcakes de ferrero! mmm
    Por cierto haces unas rosas comestibles preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elizabeth. No te preocupes, que te prometo que en algún momento colgaré la receta de cupcakes de ferrero. Un beso!

      Eliminar

Me encantaría que me dejases tu comentario. En él puedes decirme si te ha gustado mi entrada o no y por qué, qué nuevas recetas te gustaría que preparase, dudas, preguntas e incluso malas críticas... siempre de forma constructiva. Leo todos vuestros comentarios e intento contestaros tan pronto como me es posible.