viernes, 31 de octubre de 2014

Receta de Panellets


Hoy os traigo la receta de los panellets, justo a tiempo para la Castanyada. Pensaba que no me iba a dar tiempo, pero aquí están.
Por si todavía alguien no lo sabe, los panellets son unos dulces típicos principalmente de Cataluña que se toman tradicionalmente la noche de Todos los Santos o Castanyada. Se caracterizan por ser pequeños bocados de mazapán o bien aromatizados o bien cubiertos de algún fruto seco.

Ahora podéis encontrar panellets con sabores tropicales o presentaciones muy elaboradas, pero yo he preparado un surtido tradicional, pues es la primera vez que los hago y ya habrá tiempo para perfeccionarlos. Hay que respetar todos los pasos de aprendizaje, ¿no creéis?

El amasado de los ingredientes se hace con las manos, totalmente casero, así que no necesitaréis ningún tipo de electrodoméstico para prepararlos. Y lo mejor de todo es que quedan riquísimos y esponjosos.


Doy paso a la receta: 
  • IMPORTANTE: Sin duda lo que he encontrado más laborioso es el rebozado en los piñones y la almendra. Para ello, el truco que mejor me ha funcionado es mojar las bolas de masa en huevo batido y después pasarlas por los frutos secos.

INGREDIENTES 

  • 500 gramos de harina de almendra
  • 250 gramos de azúcar blanco
  • 2 huevos 

Para los de café o coco
Apartar un poco de masa y mezclarla con café molido o coco

Para los de membrillo
Hacer bolitas con la masa, aplastarla en el centro e introducir en la hendidura resultante un taquito de membrillo. 
*también podéis añadir cabello de ángel, guindas, o lo que gustéis. 

El resto
Piñones y almendras (la cantidad, según los que queráis hacer)

 PREPARACIÓN:


1.     Ponemos en un bol, la harina con el azúcar y mezclamos con las manos hasta que se integren.

2.     Añadimos el primer huevo. Os quedará una consistencia granulada y ligeramente compacta. 

3.    Añadimos el segundo huevo y amasamos durante unos 5 minutos, hasta conseguir que los ingredientes estén bien integrados y la masa quede compacta y esponjosa. El azúcar se notará en la textura.

4.       De piñones y almendras: 
Formamos bolitas para los panellets de piñones y "croquetas" o rectángulos para los de almendra. Pasamos la masa por huevo batido con cuidado, sin dejar que se hidrate demasiado y después rebozamos, ayudándonos muy mucho de los dedos. Con paciencia. 

5.       De café:
Con la masa que hayamos mezclado con café, hacemos óvalos y los marcamos en el centro con el dorso de una cuchara, para simular un grano de café. 

6.      De coco: 
Formamos bolitas o conos  y rebozamos en más coco rallado.


7.    Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo sin ventilador.  
Los pincelamos con huevo y los colocamos sobre una bandeja cubierta con papel de horno y   la colocamos a media altura, una vez que el horno esté caliente. Horneamos 5 minutos. 

8.      Sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla, fuera de la bandeja.


            ¡Bon profit!


 FOTOS PASO A PASO



Espero que os haya gustado. A estos dulces se les puede sacar mucho partido saborizándolos y decorándolos de la forma que más os guste. Además, son perfectos para que los niños pongan en acción su creatividad. Dejadlos amasando e idos a tomar un café.

Fuente:  Blog de La Cuinera


Después de esta receta, está publicado este pan inglés de olivas y romero



Por cierto, ya sabéis que podéis dejarme vuestras dudas y comentarios escritos un poquito más abajo. 

Un beso y ¡hasta pronto! 



lunes, 27 de octubre de 2014

Magdalenas integrales



A partir de ahora os dejaré algunas recetas como la que hoy os traigo; por si como a mí, os encantan las masas esponjosas, tiernas y con ingredientes de toda la vida, sin grandes extravagancias, pero de esas que os las comeríais hasta crudas.

La primera vez que probé unas magdalenas integrales fue durante la Crisis de la Dieta del Moflete, sí, hace dos años. 

¿Me decís que no conocéis la dieta? Será que no sois tan mofletudas como lo era yo entonces. La dieta, por supuesto, es de la invención de este ilustrísimo blogger. Tenía yo por aquel entonces algún complejo más que ahora, si es que no se ha igualado la lista con el tiempo (quítate un complejo Adrián, que cogerás otro pronto) y uno de esos complejos era el tamaño desmesurado de mis mofletes. El problema radicaba en lo lesionada que dejaba la cara de la gente al dar un beso rápido.  Suerte que tenía cerca cremas antiinflamatorias para dejarles.

 Qué vigorosidad, qué fuerza imponente tenían mis mofletes.  Total, que para ahorrarme denuncias por violencia, tuve que pensar seriamente en ponerme a dieta y durante esa dieta descubrí estas magdalenas. Vale, sí, esa dieta no duró mucho... de la magdalena integral, me fui a la de chocolate, de la de chocolate a cupcake de limón y de ahí ya al muffin XL (¡no me juzguéis!).

 Por aquél entonces, mi madre me traía al volver del trabajo algún dulce de una panadería cercana (ahora, de cara al publico, digo que lo he dejado) y el primer día de dieta me trajo estas magdalenas que descubrió por casualidad. No, ahora no os pongáis a la dieta de la Magdalena, ¡¡¡¡NO!!!! Engordar, algo engordan (tristemente) y mucho más que la verdura (que ya os estoy viendo tachándola de la lista), así que dejad los bolígrafos quietos, detened el impulso de vuestras manos hambrientas y apuntaos la receta, sí, pero en una esquinita, para hacerla algún día que tengáis capricho de dulce pero no os apetezca ganar alguna talla. 


Ahí va la receta:

(adaptada del libro Bollería de Xavier Barriga)





  • Cantidad: 12 magdalenas
  • Dificultat: fácil
  • A destacar: el reposo de la masa es muy importante, ya veréis que ganará consistencia y esto ayuda al copete y a la esponjosidad de la masa. 



  • 125 gramos de huevo (unos dos huevos L aprox.)
  • 175 gramos de azúcar moreno
  • 60ml de leche desnatada
  • 190ml de aceite de oliva
  • 210 gr de Harina de espelta integral (yo la compré en una tienda online porque no la vi en ningún supermercado) Si no la encontráis, podéis usar harina integral a secas. 
  • 7 gramos de levadura química o polvo de hornear
  • Una pizca de sal
  • ralladura de un limón
  • 1/4 cucharadita de vainilla en pasta o extracto
  • 1/4 cucharadita de canela
  • Semillas de sésamo o ajonjolí para decorar


1.   Batimos los huevos y el azúcar a velocidad media hasta que aumenten un poco su volumen. Me encanta el color caramelo que adquiere la mezcla, me la comería toa toíta toa a cucharadas. 

2. Bajad la velocidad al mínimo, sin dejar de batir, y añadid la leche. 

3.    A la misma velocidad, añadid el aceite. Intentad usar uno suave pues sino serán magdalenas de aceite, más que integrales. 

4.     A parte, tamizad la harina integral de espelta con la levadura. Añadid la sal y la rayadura de limón. 

5.   Incorporad los ingredientes sólidos anteriores a la mezcla de líquidos, de cucharada en cucharada y batiendo a velocidad mínima. Antes de añadir las 3 últimas cucharadas, parad la amasadora y acabad de batir con una espátula o una cuchara para evitar el exceso de batido de la masa. 


6.      Ahora podéis añadirle alguna esencia si gustáis: canela, vainilla, naranja, más limón, más limón y otra vez más limón y lo que queráis (a ver, lavavajillas no, eso dejémoslo para otra ocasión). 

7.      Tapamos el bol con un paño  y dejamos la masa reposar en la nevera de 2 a 24 horas, así conseguiremos que nuestras magdalenas adquieran el característico y distintivo copete.

8.     Una vez la masa ya haya reposado, precalentamos el horno a 250º durante unos 10 minutos.

9.      Colocamos la masa en las cápsulas de papel, llenándolas un poco más de 3/4 y ayudándonos con una cuchara de helado.

10.      Introducimos el molde en el horno y bajamos la temperatura a 210º. Horneamos de 14 a 16 minutos. 



 No dejéis de hacerlas, yo las he encontrado incluso más buenas que las normales. Me encanta la combinación de canela, limón, vainilla y ajonjolí. 

Espero que os haya gustado. 

PD: Os tengo muy abandonados, lo sé, y lo siento, pero parece que mi pierna rebelde ha vuelto a presentar batalla. Desde aquí mando un saludo agradable a quien me esté haciendo budú.

Un beso y ¡hasta pronto! 





¡Buscadme en las redes sociales!

jueves, 16 de octubre de 2014

Cupcakes para perros


Hoy os traigo una receta fácil y no comestible. Sí, habéis leído bien, no comestible... para humanos. ¡Estos cupcakes son para perros! Si no tenéis perros no pasa nada, seguro que conocéis a alguien que sí... así que es hora de hacerles un regalillo especial a esos animalitos que tanto cariño y compañía nos dan.

¿No os ha pasado nunca que estáis comiendo un dulce y vuestro perro no deja de mirarlo con ojos de pena, las orejas gachas y alternando movimientos de cabeza de un lado a otro con llantos lastimeros? Pues ya no llorarán más, porque estos cupcakes son exclusivamente para ellos. Ya veréis lo contentos que se ponen. Sé que os estaréis preguntando qué ingredientes llevan, pero no os preocupéis. Son ingredientes normales pero adaptados para que a ellos no les haga daño.

A mis perros les hice los cupcakes en Junio por su cumpleaños y me acordé de ella porque últimamente tienen más hambre del habitual y estoy pensando en hacérselos este fin de semana, junto con alguna que otra receta para el blog.

Les encantó la receta, aunque ya veréis qué gracia. Cada perro se lo come de un modo distinto. Lo sé, porque yo tengo 3, o sea que hay margen de prueba. Además, como llevan mantequilla de cacahuete, se les queda pegada en el paladar y no paran de relamerse.

Doy paso a la receta (de Alma Obregón)

    Buddi
  • Cantidad: 6 "pup"cakes 

Los bizcochos


80ml de aceite de oliva

1 huevo

2 cucharadas de melaza
120g de harina integral 
1 cucharadita de levadura química
80ml de leche sin lactosa
1 cucharada de mantequilla de cacahuete (a ser posible de herbolario, de las que no tienen nada añadido)



1.    Batimos bien todos los ingredientes a la vez.

2.     Tras poner las cápsulas de papel en un molde para cupcakes, las rellenamos no más de 2/3 de su capacidad.

3.     Horneamos durante 15minutos con el horno a 180º, el molde colocado en la rejilla a media altura. Calor arriba y abajo sin ventilador. Si no podéis quitar el ventilador o simplemente os gusta más así, bajad la temperatura 20º.
    


Chica

La crema


3 o 4 cucharadas de mantequilla de cacahuete
Un poco de leche sin lactosa o yogur sin lactosa

 

1.    En un bol, batimos 3 o 4 cucharadas de mantequilla de cacahuete (preferiblemente de herbolario) con un poco de leche o yogur sin lactosa, hasta conseguir la consistencia deseada.

2.     Decoramos los cupcakes. Yo hice "rosas" con la boquilla 1M de Wilton. Como ya os expliqué en la anterior receta, la decoración consiste en sujetar la manga de forma vertical y partir del centro del bizcocho, dibujando un remolino con la manga en el sentido de las agujas del reloj, mientras la apretamos con una fuerza constante. 




Kitty

La pequeña es una auténtica profesional, se come el cupcake de lado para saborear la crema y el bizcocho al mismo tiempo. 

Ya está, no tiene más; sin ingredientes raros y ¡¡les encanta!!
Espero que os haya gustado y si la queréis hacer, no hagáis esperar mucho a vuestros perros. 

Un beso y ¡hasta pronto! 






lunes, 13 de octubre de 2014

Cupcakes de chocolate y naranja al cointreau

El plato de postre y la cucharilla son de Zara Home y el paño de Green Gate. 

 
     Ay, que parece que os tengo olvidados.  Llevo una semana sin publicar nada porque ahora tengo que ir a rehabilitación por las tardes y no me queda tiempo para hacer nada más que los ejercicios de la universidad. Además, ayer no pude por un motivo de fuerza mayor... Fui a Barcelona... a ver de nuevo a Bea Roque. Estuvo tan amable y cercana como la otra vez y aprendí mucho con sus consejos. Hizo la demostración de un bundt cake que sale en su libro y que está riquísimo. 

     Bueno, el lunes pasado hice algo más... tras bajarme de la estación me detuve en una tienda. No sé, escuchaba una voz, un susurro que me decía "ven, o te perseguiré toda tu vida". Y no, no era la primera vez que oía esa amenaza... Total, que entré, y la voz procedía de... el nuevo libro de cupcakes de Alma Obregón. No me pude resistir, llevaba esperándolo tanto tiempo que cuando lo vi ahí, con sus colores alegres y Alma extendiéndome unos cupcakes en una bandeja preciosa, me lo compré! Y la receta que hoy os presento forma parte del apartado  "con chispa" de su libro. No es que lleven la hierba de la risa y te hagan ser "chisposo", no, es que están alcoholizados!! Sí, los hay de todos los gustos: de Cosmopolitan, ron con limón y estos de Naranja y chocolate con cointraeu. Cuando vi estos en particular, tuve la necesidad imperiosa de hacerlos y publicarlos por aquí. Los fans del chocolate estáis de enhorabuena. 
La verdad es que el estómago se te queda más complacido aún que la vista, y mirad que hacen buena cara, ¿eh? Me han encantado y tengo que hacerlos más veces, que me apetece emborrachar a mis compañeros de la uni, por ejemplo. 

      Tengo que contaros otra cosa. Tengo otra necesidad. Si me conocieran en Inglaterra me llamarían "shopaholic" porque no puedo parar de pensar en comprar y comprar miles de cosas para que mis recetas luzcan fenomenales. Sin embargo, este capricho a largo plazo es para que mi espalda y solo mi espalda luzca fenomenal. Como decían en un mítico anuncio: "Estoy harto de tanto fregar". No se si a vosotros también os ocurre, pero a veces dejo de hacer una receta solo por pensar en todo lo que tengo que fregar después!! Sí, se que hay recetas que solo necesitan de un bol y una cuchara, pero me gusta complicarme, soy así. 

    Volviendo a los cupcakes, además de su sabor me encanta su presentación y sus texturas combinados. La cremosidad del "buttercream", la miga perfecta de su bizcochito ligeramente húmedo y lo crujiente de su "crujiente", valga la redundancia. Además, Alma consigue (ay, ¡qué raro!) una combinación de sabores perfecta y la lleva a un nuevo nivel. Estoy harto de las típicas decoraciones de fondant en los cupcakes. Siempre he pensado que la decoración tiene que aportar sabor y además ser una muestra de buen gusto y esta vaya si lo es. 

Doy paso a la receta:

  • Cantidad: 12 cupcakes


Los bizcochitos


100 ml de aceite de oliva suave
2 huevos
120 gr de azúcar moreno
115 ml de nata líquida                                                                                                                                         (de la especial para "montar", con mínimo un 35% de m.g.)
20 ml de azúcar invertido                                                                                                                                (no es imprescindible, peor le aporta una jugosidad excepcional al bizcocho)
La ralladura de una naranja
120 gr de harina todo uso.
35 gr de cacao en polvo sin azúcar  
1 cucharadita de levadura química. 
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico


1.     Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo*

2.     Mezclamos los 6 primeros ingredientes. 

3.      A parte, tamizamos la harina junto a la levadura, el bicarbonato y el cacao. 

4.      Incorporamos los ingredientes secos a la mezcla. 

5.      Batimos hasta que esté todo integrado. 

6.      Colocamos las cápsulas de papel en un molde especial para cupcakes. 

7.      Depositamos la masa en las cápsulas, ayudándonos de una cuchara de helado. Las llenamos a dos tercios de su capacidad. 
8.    Horneamos durante 20 a 22 minutos, o hasta que al pincharlas con un palillo, este salga con unas pocas migas adheridas. 
9.  Dejamos en el molde unos 3 minutos, tras los cuales, las pinchamos y almibaramos. 
10.    Dejamos que enfrien completamente sobre una rejilla. 

*El precalentado es importante en las recetas con bicarbonato porque este empieza a actuar ya al entrar en contacto con los líquidos (y no con el calor como la levadura). Así, cuanto más tiempo dejemos reposar la masa, en el caso de que el horno no este caliente cuando la hayamos terminado, menos efecto hará  el bicarbonato. 

La crema


115 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
410 gr de azúcar glas o superfino (icing sugar)
85 gramos de cacao en polvo sin azúcar
50 ml de leche
40 ml de cointreau


1.      Colocamos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, cortada en dados, junto al azúcar superfino tamizado, la leche y el cointreau. 

2.       Batimos a velocidad mínima 1 minuto.

3.       Aumentamos la velocidad y seguimos batiendo otros 5 minutos. 

4.        Pasamos una espátula de silicona por las paredes del bol, por si se ha quedado mantequilla o azúcar pegados y acabamos de integrar, batiendo con la misma espátula. 


El crujiente de naranja


2 cucharadas de zumo de naranja
la ralladura de media naranja
70 gramos  de azúcar glas 
25 gr. de harina floja
1 cucharadita de mantequilla derretida


1.         Batimos el zumo de naranja con la ralladura y el azúcar, para que no nos quede ningún grumo.

2.         Incorporamos la harina en lluvia, sin dejar de batir. 

3.         Añadimos al final la mantequilla derretida y batimos un poco más. 

4.         Horneamos a 180º sobre un tapete de silicona o un trozo de papel de horno colocado sobre una bandeja, a media altura. El tapete ha de estar engrasado con aceite. 

5.         Si queremos darles una forma convexa, los colocamos doblados sobre un rodillo justo después de sacarlos del horno. Para despegarlos del tapete utilizamos una espátula.


El almíbar


60 ml de agua
60 ml de azúcar blanco
30 ml de cointreau
la ralladura de media naranja 


1.          Ponemos en un cazo el azúcar y el agua,  a fuego medio, y removemos solo hasta que el azúcar se disuelva. 
2.          Dejamos calentar hasta que rompa el hervor, cuando paramos el fuego inmediatamente. 
3.          Dejamos enfriar un poco e incorporamos la ralladura de naranja y los 30 ml de cointreau.  




Para la decoración en forma de rosa


1.        Con una boquilla de estrella abierta, sujetad la manga en vertical y partiendo del centro del bizcochito empezad a formar una circunferencia de adentro hacia afuera en el sentido de las agujas del reloj. 

2.      Colocad el crujiente en el centro del cupcake y pintad con pintura metalizada comestible las ondas de la crema.

Si queréis hacer una decoración más ortodoxa, la típica montañita acabada en pico, simplemente extended la crema de afuera hacia adentro, subiendo la manga progresivamente. 


Espero que os haya gustado. 

Un beso y ¡hasta pronto! 






domingo, 5 de octubre de 2014

Layer cake de chocolate y naranja y... ¡Trucos para trabajar el fondant!



                     
           Ya estoy por aquí otra vez, y con una entrada muy especial. Es especial porque hace tres días el blog hizo un mes (entendiendo como inicio, cuando empecé a inundaros la cabeza de recetas y colapsar el servidor web con mis historias trasnochadas). Pues eso, hizo un mes y no os puedo estar más agradecido. A día de hoy la página ha recibido 5.135 visitas!! En un mes y tres días, ojo, 4.059. Además, mi página de Facebook tiene ya más de 500 "Me gusta". Y he recibido también muchos comentarios en mis entradas, que me dan fuerzas a seguir viviendo esta experiencia tan maravillosa.

              Por todo eso, por mis energías renovadas y porque estaba deseando de hacerlo, os presento una de mis tartas fondant. Incluyo la receta de la tarta y la primera sección de trucos de fondant de varias que os tengo preparadas, para que cojáis el toro por los cuernos, y os adentréis en este mundo del sugarcraft que tanto me apasiona sintiéndoos con la confianza suficiente. Lamentablemente, y aquí viene el lado oscuro de la entrada, esta no viene acompañada de fotografías paso a paso, como pensaba traeros, porque la hice en junio, cuando todavía no pensaba en reabrir el blog.


  • Esta receta también sirve para inaugurar una nueva sección del blog:                                 Técnicas de sugarcraft. 


          ¿Habéis sentido la sensación tan buena pero a la vez frustrante de hacer la tarta del primer cumpleaños de un niño o niña? Y encima si como en mi caso, la niña es de vuestra profesora de inglés de la academia, no me negaréis que aún os exigís más. Como os digo, es una sensación muy buena el pensar que la tarta es para el primer cumpleaños de alguien, pero por otro lado la frustración viene de pensar en que si la fastidias con algo, ya no será lo mismo... Por eso, con esta tarta intenté reinventar mi propia rueda y hacerle a Aina, que es así como se llama la chiquilla, una muñeca en pasta de goma, mi primer modelado.

            Sobre el diseño, Elena me dio libertad total, así que lo primero en lo que pensé fue en la playa. Se acercaba el verano y me pareció divertido presentar a Aina allí. Me inventé un flotador inspirado en el amigo de Pocoyó y después de hacer la muñeca y ponerle su bañador, todo cuadró. Quedaba perfecto.

          Os he dicho que Elena me dio libertad total sobre el diseño y es cierto, pero hay algo en lo que tenía muy claro qué quería. La tarta debía ser de naranja y chocolate, así que busqué una receta de alguien en quien tengo mucha fe y cuyas recetas nunca me defraudan: Alma Obregón y, en concreto, de su programa Cupcake Maniacs. Esta riquísima y al final, después de todo el esfuerzo, la tarta les encantó, así que valió inmensamente la pena.

Doy paso a la receta:


  • Porciones: de 8 a 9

la ganache de chocolate

250 ml de nata para montar
320 gr. de chocolate (mínimo 60% de cacao)
60 gr. de mantequilla

  • En resumen, deberías hacer el ganache el mismo día de decorarla, con suficientemente tiempo para dejarlo enfriar y coger la consistencia correcta. Por ello, si hacéis tanto los bizcochos como su relleno y cobertura durante el mismo día, debéis hacer el ganache en primer lugar. 
1.      En un bol, ponemos el chocolate de cobertura picado. En un cazo, calentamos la leche justo hasta que rompa el hervor, cuando apagamos el fuego. 

2.       Vertemos la leche justo después de apartarla del fuego sobre el chocolate y removemos con una espátula hasta que los dos ingredientes se integren perfectamente y la mezcla quede sin grumos y brillante. Agregamos la mantequilla en punto pomada, muy blanda. 

3.        Cubrimos el bol con papel film justo a ras de la crema y dejamos reposar hasta que se temple y adquiera consistencia.


                                    Los bizcochos      

                                                                            
  • Utensilios: Batidora de varillas eléctrica o amasadora, 3 moldes de 15 cm o, en su defecto, un molde alto, espátulas de silicona y báscula. 
                               
200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
200 gramos de azúcar moreno
200 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura en polvo 
4 huevos "M"
La ralladura de una naranja


1.       Ponemos el accesorio pala en la amasadora o las varillas en la batidora eléctrica de varillas y echamos la mantequilla en punto pomada y el azúcar moreno en el bol.


2.        Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla se integre y quede esponjosa, partiendo de velocidad baja y hasta velocidad media.

3.        A parte, batimos ligeramente cada huevo por separado y tamizamos harina y levadura juntas.

4.        Bajamos la velocidad y añadimos los huevos uno a uno, batiendo cada uno hasta su integración con la mantequilla. Añadimos la ralladura de naranja. Paramos la amasadora o batidora y con una espátula de silicona rebañamos las paredes del bol, para no dejar nada de mantequilla fuera de la preparación.

5.        Seguimos batiendo a velocidad baja, mientras que añadimos la harina en lluvia desde una de las paredes del bol. Batimos solo hasta que se integre la harina con la mezcla.

6.          Ya veréis que el olor a naranja inunda la cocina. Es la masa-ambiantador, así que si ese día se os ha acabado el vuestro y queréis ir a comprar, no lo hagáis!! Haced primero la tarta y después ya, si eso váis, en caso de que os hayáis comido la tarta entera y no podáis ni moveros de la silla. Eso ya lo dejo en vuestras manos. 

  

la crema de naranja

150 gr. de azúcar glacé
150 gr. de mantequilla en punto pomada
media cucharadita de naranja en pasta


1.     Batimos la mantequilla on el azúcar y la naranja en pasta hasta que se integre, blanquee y doble su volumen, al menos durante 5 minutos.


El almíbar

                                               

75gr de azúcar 
75 ml de agua
ralladura de naranja, al gusto. 


El almíbar sirve para mantener los bizcochos más tiernos y aportarles jugosidad. Además, en este caso, sirve para aumentar también su sabor.

1.     Ponemos en un cazo el agua y el azúcar y lo ponemos a fuego medio. Con una espátula, vamos removiendo el agua hasta que el azúcar se disuelva y luego lo dejamos hasta que rompa el hervor. Entonces, apagamos el fuego y dejamos el enfriar el almíbar.


LOS BIZCOCHOS Y SU ALMIBARADO  


1.   Al sacar los bizcochos del horno, dejad enfriar dentro de los moldes, dejad enfriar 2 minutos. Entonces, pinchadlos y echar el almíbar de forma abundante con una brocha de silicona. 

2.    Dejad enfriar otros 3 minutos dentro del molde y desmoldad sobre una rejilla hasta que se enfríen totalmente. 

3.    Si véis que no han subido de forma uniforme y no están completamente planos, niveladlos con mucho cuidado o bien con un cuchillo de sierra o con una lira pastelera. 


CUBRIR Y RELLENAR LA TARTA   



  • Según mi punto de vista, el mejor tutorial que hay para aprender cómo se rellena y cubre un Layer Cake, es el de Bea Roque. Aquí tenéis el enlace.
  • La peculiaridad que tiene esta tarta es que el relleno tiene que estar conformado por los dos sabores, chocolate y naranja. Para ello, deberéis aplicar primero el relleno de naranja con la manga en el primer piso, dibujando un remolino de adentro hacia afuera y después el de ganache. En el segundo piso, hacedlo al revés, primero el de chocolate y luego el de naranja.                                                                                                                          



           

1.     El fondant se ha de trabajar sobre una superfície muy limpia y preferiblemente de uso exclusivo para el fondant. Para ello, yo utilizo un tapete especial.

2.    Antes de estirar el fondant, amasadlo muy bien, con movimientos de afuera hacia adentro y con bastante presión para que se ablande y luego no se agriete al estirarlo.

3.    Para estirar el fondant, lo mejor es un rodillo de poliuretano. Yo hasta hace poco usaba uno de los normales y tenía que pasarlo varias veces para que no se quedaran marcados sus bordes.

2.   Antes de cubrir la tarta con la crema, aseguraos de que los bizcochos están tototalmente planos, a fin de que una vez cubierta con fondant os quede un acabado profesional.

3.    Tenéis que cubrir muy bien la tarta con crema y sobre todo meterla después unos 15 minutos en la nevera para que solidifique la crema y el fondant no se ablande en exceso al cubrir la tarta tras sacarla de la nevera.



4.     Si queréis teñir el fondant, dicen que los mejores son los en pasta... aunque a mí los que mejor me han funcionado son los ProGel, que también sirven para pintar sobre fondant.  Además, para que el fondant adquiera un color vivo tenéis que partir del de color natural y no blanco. 

5.       La marca de fondant que mejor me ha funcionado ha sido SweetArt. 

6.       Si se mancha, con un pincel y un poco de agua lo quitáis perfectamente.

7.       Si notáis que le salen burbujas después de cubrir la tarta, pinchadlas con una aguja esterilizada para que salga el aire y después dadles con el alisado.

8.        Si os queda alguna grieta superficial en el fondant, no os preocupéis porque con un poquito de Crisco (manteca vegetal) la podréis disimular. 

9.       Después de utilizar el fondant, hay que cubrirlo muy bien; preferiblemente, con papel film y después dentro de un tupper hermético. 

10.      MODELADO
  • Si queréis modelar, lo mejor es utilizar Gum Paste o, en su defecto, el fondant con un poco de CMC para que endurezca antes. 
  • Si queréis que vuestras figuras sean lo más realistas posibles. Utilizad estecas para los detalles. 
10.1     Si modeláis una persona, lo primero que hay que hacer son las piernas. Al modelarlas, clavarles un palillo pintado con un poco de pegamento y dejad secar al menos 10 horas si se trata de Pasta de Goma o fondant con CMC, ya os digo que el fondant a secas no os lo recomiendo, puesto que no termina de quedarse duro del todo. 

10.2       Mientras se secan las piernas haced el tronco , clavándole un palillo en el centro, dejando espacio para clavar después los de las piernas. Dejad secar un poco, no del todo.  El palillo tiene que sobresalir por la parte del cuello, pero no por debajo. 

10.3         Haced la cabeza y los brazos. 

10.4        Cuando las piernas estén secas, clavad el cuerpo, que no debe de estar del todo seco, como os he dicho, en los palillos. Dejad acabar de secar y después clavarle la cabeza en el palillo central y pegadle los brazos en los laterales. 



Espero que os haya gustado. 

Un beso y ¡hasta pronto! 






miércoles, 1 de octubre de 2014

Cupcakes de ferrero rocher


Aquel que piense que los cupcakes  son simples magdalenas decoradas que se atreva a hacerlos; descubrirá que son mucho más. De hecho, la idea del cupcake es la de hacer una tarta en el tamaño de una taza. De esta forma, se puede comer un cupcake de un sabor distinto cada día y así no tenemos que estar peleándonos con las sobras de una tarta que no nos ha gustado mucho...

Es curioso como todavía no he publicado ninguna receta de cupcakes, siendo estos de los primeros dulces que hice. De hecho, hacerlos fue todo un reto personal! La primera vez que probé uno fue en una pastelería de al lado de mi instituto y no me gustó nada. Solo sabía a mantequilla y azúcar y se suponía que era de chocolate. Además, la crema estaba dura y el bizcocho súper seco... Sin embargo, en lugar de pasar para siempre de los cupcakes y dedicarme a probar recetas de bizcocho tooooda la vida, que sería el camino fácil, me propuse hacerlos por qué no creía que algo que gusta a tanta gente supiera así. Total, que hice mis primeros cupcakes. Me subieron un centímetro y para hacer la crema estuve más de 1 hora intentando batir la mantequilla con unas varillas manuales. Un engorro, vamos. Pero, ¡sorpresa!, aún así estaban mucho más buenos que los de la panadería. Además, me animaron a seguir haciendo más, porque tenían que salirme perfectos. Este fue el reto personal, conseguir hacerlos lo mejor posible.

Un tiempo después, vi en un blog estos cupcakes y tenía que hacerlos, pero no me acababa de animar... Cuando los hice, gustaron a todos los fans encarnizados de los Ferrero Rocher que conozco. Yo no soy un fan en potencia, pero me gustaron también. No saben exactamente a ferrero, tengo que hacer una receta propia con varias ideas que tengo y a ver si así consigo un sabor más intenso, pero igualmente tienen un sabor muy agradable que recuerda a los ferrero.

Estos cupcakes son los primeros de una serie de recetas que os tengo preparadas, así que estad atentos.


Doy paso a la receta:


  • Cantidad: 12 cupcakes
  • Dificultad: FÁCIL

INGREDIENTES (para 12 cupcakes)                                                                                                                                    

115 gramos de mantequilla
220g de azúcar blanco
200 gramos de harina tamizada
1 cucharadita y media de levadura química
120 ml de leche semidesnatada
1/2 cucharadita de pasta de avellana
3/4 de cucharadita de extracto de vainilla 
3 huevos M

 

PREPARACIÓN:


1.       Batimos la mantequilla con el azúcar. Comenzamos a velocidad baja durante 1 minuto y luego aumentamos la velocidad hasta la media sin dejar de batir unos 5 minutos más. Batimos hasta que la mezcla adquiera una consistencia cremosa, blanquee y doble su volumen.

2.        A parte, incorporamos los extractos a la leche y mezclamos. Batimos ligeramente los huevos. 

3.        Batimos los huevos de uno en uno a velocidad mínima.

4.        Dividimos la leche en dos partes y la harina tamizada junto con la levadura en tres partes.   

5.        Vertemos 1/3 de harina y después la mitad de la leche, otro tercio de harina, el resto de la leche y acabamos con la harina. 

6.         Acabamos de mezclar los ingredientes con una espátula de silicona lentamente.

7.       Preparamos una bandeja de metal para magdalenas con papelitos individuales del color que más os guste, o blancos. Los llenamos hasta 3/4 partes de su capacidad. Lo ideal es ir poniendo la masa con una cuchara de helado (la omnipresente herramienta) para que todas tengan la misma cantidad de masa y queden perfectas.

8.    Precalentamos el horno a 170º durante 10 minutos como mínimo. Cuando esté caliente, introducimos en el horno de 20 a 25 minutos, hasta que al pinchar con un palillo este salga totalmente limpio.

9.       Fuera del horno, dejamos enfriar los bizcochitos 5 minutos dentro del molde y este sobre una rejilla. Al término, los sacamos del molde y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

INGREDIENTES para la crema                                                                                                                                     

250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
250 gramos de azúcar glass o icing sugar (extrafino)
2 cucharadas (tbsp) de nutella, más un poco más para rellenar los bizcochitos
8 ferrero rocher, picados + 1 por cada cupcake (para decorar)


 PREPARACIÓN:


1.          Batimos la mantequilla con el azúcar. Aplicamos el mismo procedimiento que en el batido de arriba. 
2.       Cuando la mezcla esté blanca y esponjosa, parar la batidora de varillas o la amasadora y rebañar bien las paredes del bol con una espátula de silicona.  

3.          Añadir la nutella. 

4.           Batir un poco y añadir los ferrero rocher hasta que quede todo bien integrado. 

5.           Acabar de batir todo con una espátula, rebañando bien las paredes del bol. 


MONTAJE:

1.         Con un descorazonador de manzanas o un vaciador de cupcakes, quitamos un trozo de los bizcochitos en el centro. 
2.            Rellenamos con nutella, un poco derretida al microondas. 
3.           Ahora cubrimos con la crema. La  introducimos en una manga con boquilla 1M de wilton (o una boquilla de estrella abierta). 
4.          Sujetamos la manga sobre el cupcake, de forma perpendicular, y apoyamos. Presionamos con la misma fuerza desde los bordes hacia el centro, subiendo poco a poco la manga hasta formar una montañita.
5.            Coronamos con un bombón. 


Espero que os haya gustado. 

Por cierto, ya sabéis que podéis dejarme vuestras dudas y comentarios escritos un poquito más abajo.

PD: ¡¡¡Mañana el blog hace 1 mes!!!

¿Qué receta preferís los próximos días, dulce o salada?

¡Gracias por estar ahí!